php : templates/text-image.php
twig : templates/text-image.twig
mobil tablet verti tablet horiz desktop

Vuestra pareja de anfitriones Châteauform'

Cuál es su misión, cómo los contratamos, su formación y después…
  • Parece obvio: esa hermosa casa, con la que sueñan todos los organizadores de seminarios, está gestionada por una pareja de anfitriones. ¿Demasiado evidente, quizá? De ello hemos hecho una regla y la respetamos. De esta manera, en cada uno de los Châteauform’ lo acogerá el dueño o la dueña de la casa. La tradición también tiene sus cosas buenas.

    ¿Cuál es la misión de una pareja de anfitriones en Châteauform’?
    Levantarse cada mañana para hacer felices a vuestros participantes.
    La acogida es la prioridad número uno. Ser pareja de anfitriones es, ante todo, una filosofía de vida.
    Formar y llevar un equipo de 15 a 45 personas que se convierte en sus propias manos y que resulta esencial en la búsqueda del detalle en su casa.
    Velar por la buena administración de la casa y su patrimonio para embellecerla día a día y sorprender a nuestros participantes.

    ¿Qué talentos buscamos?
    Son dos, tienen la costumbre de evolucionar en un entorno multicultural junto a interlocutores variados, tomadores de decisiones y directivos procedentes de culturas de empresas diferentes.
    Son graduados, aunque no necesariamente en hostelería.
    Su trayectoria es atípica y han obtenido experiencias que les gustaría compartir.
    Son líderes de proyectos, tienen experiencia en gestión o han tenido experiencias de liderazgo de equipos.
    Tienen un espíritu joven, son cosmopolitas, deportivos, viajeros y apasionados; tienen su propia personalidad… y, finalmente, hablan francés, inglés y un tercer idioma.
    Tienen ganas de trabajar juntos.
    Les gusta satisfacer y servir.

  • Una trayectoria diferente de las demás

    La formación:
    Después de su integración, ingresarán en una de nuestras «casas escuela» junto con una pareja de anfitriones con experiencia.
    Se integrarán en el equipo con el que trabajarán para conocer bien la casa y la aportación de cada uno.
    Aprenderán con la pareja de anfitriones todas las etapas necesarias para la preparación y organización de una casa y de su equipo para hacer triunfar un seminario «como en casa».
    Acogerán a su primer equipo de participantes bajo la supervisión indulgente de sus anfitriones y la complicidad de todo el equipo.

    La escuela volante
    La escuela volante, la verdadera escuela, desarrolla su autonomía poniendo en práctica progresivamente lo que han aprendido en la «casa escuela».
    Alternarán misiones de sustitución de parejas de anfitriones para practicar su futura profesión y periodos en su «casa escuela» para aprender y consolidar sus conocimientos.
    Está previsto que el periodo de integración, de formación en la «casa escuela» y de aprendizaje en la escuela volante dure unos seis meses.
    Para las parejas con hijos, este periodo debe encontrar SU solución ideal; según la edad de los niños, una buena organización familiar o la ayuda de un «acompañante». Muchas de nuestras parejas han vivido este periodo, ¡les confiaremos sus trucos!

  • ¿Y después de la formación?
    ¡Qué día tan hermoso cuando les anunciemos que una casa los espera!
    Es cierto que no sabrán de antemano cuál será su primera casa, ¡y nosotros tampoco!
    Sin embargo, lo más frecuente es que les propongamos tomar el relevo de una pareja de anfitriones que se vaya a trasladar a otro establecimiento. Ellos les pasarán el testigo y les harán entrega de las «llaves» de la casa tras una semana de traspaso.

    Pero también es posible que les encarguemos la inauguración de un establecimiento nuevo. Lo que es seguro es que, un mes antes del día D, se organizará una reunión de «familia» con todos los equipos que hayan trabajado en el proyecto.
    Su papel en esta etapa será crear un equipo y poner en práctica la organización del establecimiento.

    ¿Cuáles son las perspectivas de desarrollo personal y profesional?
    Aprender continuamente es uno de nuestros siete valores fundamentales y las oportunidades de desarrollarse son numerosas en Châteauform’, entre los foros y seminarios internos, las ofertas de formación y los intercambios en otras casas u otras funciones.
    Y, por supuesto, la movilidad cuando tiene lugar una inauguración, para asumir un establecimiento más grande o, incluso, otra «firma» de Châteauform’ o un traslado a otro país. Todo está pensado para ayudarlos a desarrollarse.