php : templates/text-image.php
twig : templates/text-image.twig
mobil tablet verti tablet horiz desktop

Châteauform', la empresa humanista

Una empresa gestionada por los valores Ideas, una experiencia: Châteauform'
  • Las empresas evolucionan y las preocupaciones de sus directivos también, dado que el papel de la empresa ya no consiste solamente en producir un bien o un servicio. Esta función principal, a partir de ahora, forma parte de un cuadro más amplio, el de la responsabilidad social de las empresas. Por ello, el lugar que ocupan las personas que las componen se está transformando y algunas empresas ya han entendido que estas son su riqueza principal.

  • Al crear Châteauform’, Jacques Horovitz quería construir una empresa guiada más por los valores que por las reglas. Esto ofrece mucha más libertad y autonomía a las personas. Todos los equipos son fieles a los valores y lo demuestran día a día con sus prácticas de gestión y, sobre todo, con su comportamiento. Todos son embajadores de la cultura de la empresa.

  • En el siglo XXI, ya no se puede gestionar una empresa como antes. Por ello, se plantean numerosas preguntas:

    • ¿Se puede hacer de otra manera?
    • ¿Es posible colocar a las personas en el corazón de la empresa en lugar del rendimiento?
    • ¿Las relaciones humanas pueden superar las reglas?
    • ¿Cuál es la esencia de los valores de una empresa?
    • ¿Cómo puede uno saber si está siendo fiel a los valores?
    • ¿Cómo se puede dar vida a los valores?
    • ¿Qué rituales y símbolos hay que emplear?
    • ¿Qué es la cultura de empresa?…

    Cada año organizamos un fin de semana destinado a los formadores y consultores habituales de nuestras casas y cada año les hacemos la misma pregunta: ¿Cómo mejoraríais nuestras casas? Decirnos lo que piensàis para ayudarnos a que vuestros seminarios tengan aún más éxito en el futuro.

     

    En 2012, durante este fin de semana, los formadores preguntaron a nuestro fundador, Jacques Horovitz, cómo dirigía Chàteauform’ y le pidieron que escribiera un libro. Él dijo que sí y además… ¡con vostros! Siete meses después, se publicaba el libro “L’Entreprise humaniste” (La empresa humanista).